Nasrudin Hodja

Un día, el filósofo turco del siglo XIII, Nasrudín Hodja, montó en su burro en sentido contrario al habitual, esto es, mirando hacia la cola.

– ¡Muláh!, – le decía la gente -. ¡Estás montando el burro al revés!

– No, – respondió el sabio -. No estoy montando al revés. ¡Es el burro que mira para el lado equivocado!

Es cierto que uno de los efectos de la globalización es que han querido hacer normal el mirar hacia un puñado de millonarios y de empresas transnacionales, hacia el consumismo como meta y la contaminación como resultado. En lugar de mirar hacia las mujeres en busca de equidad, hacia los pueblos indígenas que desean conservar sus identidades, a los campesinos que defienden sus semillas o a los trabajadores que reclaman los derechos conquistados con tanto esfuerzo. O hacia los niños que proyectan anhelos y esperanzas o hacia los ancianos que tienen derecho a culminar en paz y en digno sosiego sus dias…

Si nos dicen que el burro va en la dirección equivocada, nosotros somos responsables de mirar hacia los que padecen marginación, hambre y sed, explotación y desarraigo, enfermedad e incultura. Soledad e incomprensión, carencia de afecto y de acogida.

Al fin y al cabo, si no conseguimos dominar al burro, siempre podremos bajarnos y continuar la lucha a pie descalzo.

José Carlos Gª Fajardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: