Prosas satánicas por confrontación a “Los versos satánicos”

Prosas satánicas por confrontación de “Los versos satánicos”

Publicado por Areños on 20/04/07

Devotos del Santo Prepucio (Transcripción del blog “Vicisitud y Sordidez”, que recomiendo)

 

Aunque los lectores pueden llevarse la impresión de que este es un blog ateo en el que se confunde el progresismo con la chabacanería y con la desvergüenza, sepan que aquí somos católicos, apostólicos, romanos y sórdidos. Yo ya me declaré en su momento ferviente devoto de Santa Teresa y San Juan de la Cruz y dispuesto a condenar a la hoguera sin contemplaciones a todos los herejes modernikis que prefieren apuntarse a gilipolleces como el budismo y el zen en lugar de leer Coplas del alma que pena por ver a Dios o Camino de perfección (de Santa Teresa, no confundir con Camino, el innoble panfletillo de Escrivá de Balaguer de una retórica gay sadomaso tan pobre y simplona como la de La pasión de Cristo de Mel Gibson) . Y siempre ensalzaré a todo buen cristiano que se haga anacoreta y se eche al monte a comer grillos y meditar sobre la Gloria de Nuestro Señor, así como a los que se les aparece la Virgen, tienen visiones, estigmas, éxtasis, leviten y / o su cuerpo quede incorrupto tras la muerte. Si no reúnes ninguno de estos requisitos y te consideras católico, lo único que serás es un soplapollas que merece que, en la próxima excursión que hagas a Madrid junto a otros paletos con la última excusa inventada para insultar al presidente y hacernos la vida imposible a los demás, el sobrepeso por la acumulación de banderas de España vuelque vuestro autobús y os la peguéis contra un gran camión de estiércol.


Y es que en estos tiempos de fariseillos mediocres se echa de menos la época de la auténtica fe y los grandes debates teológicos. El más fascinante de ellos, sin duda, el del Santo Prepucio: si Jesús de Nazaret era judío tuvo que ser circuncidado al poco de nacer, como narran de hecho los evangelios apócrifos. En ese caso, cuando tras su gloriosa muerte y resurrección subió al cielo, ¿qué ocurrió con su prepucio? ¿Se desplazó en mágico vuelo para reintegrarse a su cuerpo antes de la ascensión? ¿El Mesías y su prepucio ascendieron en paralelo y se juntaron a la llegada a los Cielos? ¿Nuestro Señor recibió un nuevo prepucio quedando el viejo en la Tierra? ¿O no fue así y reina desde entonces descapullado a la derecha del padre hasta el fin de los tiempos?

Tras ardua y apasionante deliberación, los grandes sabios de la iglesia concluyeron que el prepucio divino habría permanecido en el mundo terrenal, al igual que la sangre, las uñas y los fluidos corporales varios emanados por Nuestro Señor. El Santo Prepucio se convirtió desde entonces en una de las reliquias más preciadas y cotizadas de la cristiandad; para mi sin duda la más relevante, ex-aequo con el estornudo embotellado del Espíritu Santo.

La primera aparición del prepucio más ilustre de la historia de la que se tiene noticia se produjo en la abadía francesa de Charroux, cuyos monjes declaraban haberlo recibido como regalo del emperador Carlomagno, quien a su vez lo habría obtenido directamente de un ángel del Señor. Los monjes peregrinaron a Roma llevando el sagrado capullo en procesión para que el Papa se pronunciase respecto a su autenticidad. El Santo Padre se negó a manifestarse al respecto, pero ello no fue obstáculo para que la devoción diera origen en el pueblo a la Hermandad del Santo Prepucio, encargada de preservar una reliquia muy venerada en particular por las embarazadas. Se dice de hecho que Catalina de Valois, esposa del rey Enrique V de Inglaterra, lo utilizó para menguar los dolores del parto a causa del bienestar que brindaba su fino y exquisito aroma.

Todavía más gustirrinín le proporcionaba este pellejillo a sor Agnes Blannbekin, monja mística del siglo XVIII a la que el capullo se le aparecía en sus trances, materializándose en su boca y haciéndola gozar hasta el delirio por su sabor dulce y carnoso: auténtica comunión con el cuerpo, la sangre y la polla del Altísimo. ¿A que se han hecho desde ya fans de sor Agnes? Otra Santa Mujer, Catalina de Siena (cuyo dedo incorrupto tuve la sórdida ocasión de contemplar y venerar en la catedral de la ciudad) también tenía al prepucio divino como protagonista de sus visiones: en ellas se casaba con el Señor y éste se lo ofrecía como peculiar anillo de bodas.

La devoción ha continuado prácticamente hasta nuestros días, sobre todo en el pueblo italiano de Calcata, donde el presunto Santo Prepucio era sacado alegremente en desfile todos los primeros de año en la festividad de la Circuncisión, aunque el Vaticano ha aconsejado no preocuparse demasiado por esta reliquia por poder inducir a una “curiosidad irrespetuosa”; es que hay por ahí mucha gentuza que no se toma estos asuntos con la seriedad y el respeto con que los abordamos en este nuestro blog. Por último, como hombre de ciencias recomiendo la lectura de la obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (”discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo”), del gran erudito del siglo XVII Leo Allatius, en la que se especula con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al Cielo al mismo tiempo que Jesús y se habría convertido en los anillos de Saturno.

 

Una respuesta to “Prosas satánicas por confrontación a “Los versos satánicos””

  1. Estupenda documentación. Soy devoto del Santo Prepucio desde mi más tierna infancia y en su honor saco brillo al mío a diario pues lo considero un preciosísimo don del Espíritu Santo. Saludos muy cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: