Un delicioso cuento astur.

La princesa y el trasgu.

Capítulo 1º. Una princesa casadera.

Ello yera una vez un rei que tenía muy mal temple.

Pasaba la vida lluchando contra los reinos vecinos y perdiendo toles batalles; y con cada batalla que perdía, perdía tamién un cachín del so reinu. Hasta que, al final, nun-y quedó más qu’un caballu y un castiellu a medio esboroñar, con una torre fecha de tables, porque la torre vieya de piedra había tiempo que cayere.

 

La reina, la so muyer, y la princesa, la so fía, andaben siempre muí atrainaes, como yé que nun-yos quedaben criaos, elles mesmes yeren les que tenían que guisar, facer les cames y barrer los setenta cuartos del castiellu.

 

To les mañanes, el rei ponía-y l’apareyu al caballu, montaba y marchaba.

  • -Marcho a cazar. ¡ Adios !

Entós la reina poníase a dar voces y amenazábalu col plumeru:

-¡Ya toi cansá ! ¡Yo quedo aquí barriendo y fregando setenta cuartos, y mentres tanto, el señor per ende cazando !

El rei pegaba una patada nel suelu:

  • – ¡Calla yá, muyer ! ¡ La caza ye una xera de reis ! Y yo soi un rei.

  • La reina llevantaba los brazos al cielu:

  • -¿Y qué ye, que lo de llimpiar te paez una xera de reines?¡ Pos yo soi una reina!¿ Pa qué nun fadría caso al mio pa cuando me dicía que nun me casare contigo?

El rei y la reina tenían el mismo discutiniu toles mañanes.

  • Con too y con eso, la fía, yera una rapaza completamente feliz. Ella punxere’l so cuarto en to l’alto la torre de madera, y enllenare les estanteríes de les paredes co los llibros q’heredare de la so güela.

  • La princesa pasaba cuasi tol tiempu llibre metía na torre lleendo cuentos y poesíes o echando de comer a los páxaros.

  • Pero la reina comenzaba a esmolese pol futuro de la so fía. Un día va y diz-y:

-Fiyina, hoi faes 18 años, dexa ya los llibros y los páxaros: Les princeses per estes tierres tiene la obligación de casase con príncipes ricos. Pero ningún prícipe rico va posar los pies nesti castiellu, tendrás que salir pel mundo a ver si llegas conocer dalgún.

La princesa, bien mandada, pon un vistiu fuerte y bien calentín, y marcha del castiellu.

  • So madre dio-y un bolsón de cueru pal camín. En dentro la princesa lleva un cobertor con bordaos d’oro y que-y regaló so güela, un peñe de plata pa peñase, el llibru de poesíes que mas-y gustaba, y dellos bocadillos que so madre-y preparó.

Pa llegar a los países d’allá alantrones, onde hai munchos príncipes ricos y poderosos, tien que travesar los montes. Ye un viaxe mui llargu y y mui cansau.

 

La princesa camina munches hores en sin aparar. Cuando llega la nueche, saca’l cobertor y échase al pie d’un arbolón. N’acabando de cierrar los güeyos, dase cuenta qu’alguien-y ta tirando del cobertor.

La princesa ta espavoría. Nesi momento ve’l cobertor esmuciase pel suelu y sumise entre les solombres de los árboles.

 

Capítulo 2, El trasgu lladrón.

Al final, la princesa reacciona y echa a correr tras el cobertor. El lladrón yera un homucu chaparretu, que va tan apriesa que paez que vuela.

La princesa ponse a berrar :

-¡ Alto lladrón! ¡ Posa esi cobertor! ¡ Que lu sueltes, coime ! ¡ Esi cobertor ye miu! ¿ Pero qué ye, que nun m’oyes?

L’homín para de sutaque. Ye un trasgu montesín y va vestiu tou de verde. El trasgu siéntase enriba’l cobertor, crucia los bracios y mira con cara burllona pa la princesa.

La princesa diz encesa de rabia:

  • -¿ Pero cómo t’atreves a marchar con una cosa que nun ye tuya? ¿ Nun te dixeron nunca qu’eso nun ta bien?

  • -Bono, bono, nun t’enfades- respuende’l trasgu con una vocina fina. Primero de nada podíes darme les gracies por parar cuándo me lo pidisti. Pero ye igual, De to les formes, gústenme les princeses con calter que nun se ponen a llorar por cualquier fatada. Y aclariau esti asuntu, nun pienses que te voy devolver el cobertor. Hay un montonau de díes que la mio muyeruca anda pidiéndome que-y regale un cobertor como esti. Nun me queda más remediu que lleva-y esti pa que me dexe tranquilu.

  • – ¡ Nun yes más qu’un lladronucu! -diz la princesa toa indignada- Nun vas llevar el mio cobertor. Soi una princesa probe y toi buscando un principe ricu pa casame. El mio viaxe va ser llargu y faime falta’l el cobertor pa dormir.

– !Bono, bono, nun vamos discutir ¡ – contesta’l trasgu- voy proponete una cosa que pué que t’interese: tú regálasme’l cobertor y yo regálote a ti un principe.

La princesa llevanta los costazos:

– Eso ye imposible.

– Tas equivocada, princesa. Los trasgus del monte sabemos coses que los humanos nun podeis ni siquieramente imaxinar.

La princesa queda pensatible.

-Ta bien. Voi fiame de ti. Puedes quedar col mio cobertor.

– Muy bien – diz el trasgu- Agora dime ¿ Yes tan intelixente como guapa?

– Home, paezme que si. La mio madre siempre me lo diz.

– Entós escucha con atención la cosadiella que te voy a contar. Si la adivines alcontrarás el nome del to príncipe, y nesi mesmu momentu apaecerá él ; “Relluz como’l sol y ye frio colo la lluna, duerme dientro de la tierra y espierta admiración en pescuezu de les muyeres. Toos lluchen por tenelo pero pocos lleguen a ello”.

 

Y nun biribí’l trasgu desapaeció.

Capítulo 3º. El príncipe d’oro.

Por muncho que piensa la princesa nun da cola solución de la cosadiella.

La princesa ponse triste y p’animase saca’l llibru de les poesíes. Mientras llee, llama-y l’atención una palabra : Ye la palabra oro.

-¡Ya tá! ¡Ya di nel inquiz!. ¡Ye l’oro! L’oro relluz como’l sol. duerme na tierra y engalana’l pescuezu de las muyeres. El mio príncipe llámase Oro.

Nesi momentu siéntese un ruiu mui grande y apaecen dos criaos llevando una silla de mano con cortines doraes.

Los criaos que van vestíos mui elegantes con paxellos bordaos d’oro, paren y dexen la silla de mano xustu delantre de la princesa.

Un home altu y perdelgau baxa de la silla. La so espresión ye mui seria.

El desconociu lleva un paxellu tou recargau de bordaos, medalles y cadenes d’oro.

La mocina piensa :” Con tanta engalanadura reluciente paez un árbol de Navidá”

 

La princesa tapa la boca cola mano pa disimular la risa. El príncipe quita’l sombreru y fai una reverencia;

-Soi el príncipe Oro, el más ricu y más dorau de los príncipes. ¿ Y tú quien yes, guapa moza tan probemente vestida? Nun te de apuro, fala sin mieu.

La princesa saca’l peñe de plata, se arregla un poco’l pelo y preséntase:

Soy una princesa probe y ando buscando un príncipe ricu pa casame con él.. si ye que me gusta.

-¿ Una princesa tú?- diz el príncipe incrédulu- ¿ Con esi vistíu ?

-Príncipe Oro, has saber dos coses: Primero, qu´esti vistiu me gusta; y segundu, que soy una princesa de verdá. El príncipe que se case conmigo tendrá que me querer como soi.

En verdá. a la princesa albúlta-y tan ridículu príncipe Oro, que ta mui contenta de non-y gustar.

Pero’l príncipe diz muy espitosu:

-¡Qué más da la to ropa probe ! Yes tan guapa y tan intelixente, que voi casame contigo. Cuando seas la mio muyer tendrás vistíos con munches cadenes y medalles d’oro. ¡ Dirás tan elegante como yo !

La princesa imaxínase un momentín vistida como un árbol de Navidá y queda espavoriada. Por eso refuga mui correcta l’ofrecimientu del príncipe Oro.

-¡ Casaraste conmigo quieras o non! – berra’l principe enfadau. ¡ Casaraste conmigo pòrque lo quiero yo !

 

La princesa marcha corriendo, pero’l príncipe manda a los criaos que la sigan.

Tamién el príncipe echa a correr tras de la princesa. Pero la rapaza cuerre como una lliebre, mientras que’l príncipe s’enguendaya nos escayos con toles cadenes que lleva. Los criaos tienen que parar pa desenguedeyalu.

Capítulo 4º. El príncipe de fierro.

Cuando oscurez, la princesa métese dientro del cobernu d’una castañalona vieya. Apoyada la cabeza nel so bolsu de cueru y queda allí dormia. De sópito , espierta mui asutá; alguien está tirando-y del pelo ¡ Ye’l trasgu que quier quita-y el bolsu !

-¿Cómo t’atreves?- glaya la princesa. ¿ Qué ye, que nun te bastó col cobertor?

-Y a ti, señorita esquisita ¿Nun te bastó con un príncipe d’oro? Escucha: La mio muyeruca tien muncha gana d’un peñe como’l tuyu. Si me lu das, doite yo otru príncipe.

La princesa nun ta nada convencída:

-¿ Y qué traza tendré yo , con tol pelo revuelto, cuando llegue’l príncipe? Non, nun te voi dar el peñe de plata.

  • Nun tienes que t’esmoler por esos detallucos -asegura’l trasgu del monte- Esti príncipe mun va reparar nel to peñau, tate segura. Ya lo verás tu mesma.

La princesa da-y el peñe al trasgu, qu’en’prima a recitar: “Duro como la piedra, relluciente como l’agua, escuéndese entre la terra. Violentu fende el aire y, cruel como una fiera fai correr el sangre.”

Y el trasgu súmese.

La princesa ponse a cavilgar. Como nun da en el inquiz de la cosadiella, saca’l llibru de les poesíes y ponse a lleer. De sópito diz:

-¡Ye’l fierro! El fierro ye duru como la piedra, y con ello faense les espaes rellucientes que faen correr el sangre nes batalles. El mio príncipe llámase príncipe Fierro.

Nesi momentu aparez un caballu pel horizonte. Acércase al avance y para delentre de la princesa. El que lu monta ye un caballeru fuertón, grande y mui puercu, cola ropa esfarrapao y el pelo too revuelto.

L’home paez que vien de cazar, porque lleva de les lliebres colgaes del corrión . En sin baxar del caballu mira pa la princesa, da una vuelta galopiando.

  • ¿ Y tú quien yes neña? -estruga al final el príncipe.

 

La princesa ta asustada y respuende mui rápido:

 

  • Soy una princesa casadera, soy probe y gústenme munchu los páxaros y tolos bichinos del monte.

  • ¡ Princesa, quiero casame contigo ! A mi tamien me gusten los páxaros asaos y los xabariles y los corcios bien guisaos. Monta conmigo nel burru y vamos pal mio reinu.

La princesa fuxe corriendo pel monte alantre, Pero’l príncipe persíguela. La princesa escuéndese enbaixu un matu, y el príncipe pasa tan cerca , que la mocina pierde’l sentiu de mieu.

 

Cuando la princesa recuerda, el trasgu está sentau al par d’ella mirándola gayasperu:

  • ¡Vaya, vaya! ¡ Yes munchu más esixente de lo que yo pensaba1 De toes maneres, entá tengo una propuesta que te facer.

Capítulo 5º. El príncipe músicu

El trasgu diz cola so vocina fina:

-Yes mui espabilá, princesa, Sabes munches coses. Yo paezme que les debiste lleer nesi llibru que lleves a toas partes, Prestábame que me lu dieres; la mio muyeruca fadríase tan llista como tú.

 

  • ¡Ah non ! ¡ Eso non ! nun te daré nunca esti llibru – diz la princesa.

  • En prenda del llibru ofrézote otru príncipe. Venga, acepta, que nun te vas arrepentir. Pero ten cuidiau porque nun te queda otra oportunidá – encomiéntala’l trasgu.

 

La rapaza da-y el llibru al trasgu y él recita despaciu esta cosadiella ·” Ye suave como l’aire, fuerte como un exercitu, lixero como les ñubes y blandio como el algodón. Na so presencia baillen los pies y reblinca’l corazón.

Y esta vez el trasgu súmese pa siempre. A la princesa nun se.y ocurre na y, pa entretenese recita n’alto una poesía

De sópito pronunca la palabra cantar.

  • ¡ Ya di con ello ! – diz la princesa-. Ye’l cantar, que ye sueve como l’aire y que fai que baillemos y que nos reblinque’l corazón.

Nesi momentu siente una música mui dulce. La princesa acércase al sitiu d’onde bien la música y llega a una campera onde hai un rapaz que ta tocando la mandolina. La princesa pregúnta-y :

  • ¿ Yes un príncipe?

 

El rapaz llevantose y fai una reverncia:

  • Soy el príncipe trovador. Les coses que más me gusten son la música y la poesía.

La princesa siente que tá namorada d’él. Cuando ella se presenta y-y esplica’l motivu pol que llegó al monte, el príncipe Trovador respuende-y:

  • ¡Dulce princesa, desque te vi toi namorau de ti ! Pero soy un príncipe probe, y nun tengo más riquezas que los mios cantares y les mios poesíes.

  • Nun me da más -diz-y la princesa-, Pa mi la música y la poesía son la meyor ayalga. Somos probes pero nun da más ; somos almes ximielgues. Ven conmigo al castiellu de mio padre. Enseñarte’l mio cuartu, los llibros que me regaló mio güela y los páxarinos que viven conmigo no alto de la torre de madera. Toi segura que t’encantará too.

  • Contigo seré feliz en cualquier parte, – respuende’l príncipe.

Y la princesa y el príncipe Trovador, garradinos de la mano, echen a andar camín alantre.

Capítulo 6º. Amor y música.

Cuando la princesa y el príncipe poeta lleguen al castiellu, ven a la puerta una silla de mano con cortines doraes y un caballu. ¡El príncipe Oro y el príncipe Fierro tan ellí.!

La princesa pica a la puerta. La reina va abrir y da-y un abrazu a la fía:

  • ¡ Ay fiyina! ¡ Qué suerte que vuelvas tan lluego ! Ya alcontré a’lhome ideal pa ti; el más fiel, el más elegante y el más dorau de los príncipes. ¡ Ye’l príncipe Oro ! Vamos facer una fiestona tremenda, con munchos convidaos y con flores y…

 

Pero’l rei córtala enfadau:

  • ¡ Calla , muyer, calla ! Yo si qu’alcontré un home que-y cuadra a la nuestra fía. Escucha fiyina: ye’l más fuerte, el más guerreru, el meyor cazador. ¡Ye’l príncipe Fierro!. Fadremos una caceria bárbara, con…

La princesa nun quier oyer una palabra más, garra al príncipe Trovador de la mano y llévalu corriendo pa la escalera de la torre:

  • ¡ Ven conmigo !

La reina, el rei, el príncipe Oro y el príncipe Fierro echen a correr tras d’ellos.

Pero les xoyes del príncipe Oro y les armes del príncipe Fierro pesen por demás. La vieya escalera de la torre empieza a ruxir con tantu pesu , despues tembla, y de sutaque que rompe con un estruendo enorme.

La reina, el rei y los dos príncipes cayen al xardín envueltos nuna ñube de polvu.

Pero la princesa y el príncipe Trovador tuvieron la suerte de llegar a tiempu a lo alto de la torre. Tan tan felices allí xuntos que deciden casase, aunque yos lleve años convencer al rei y a la reina. Tamien deciden arreglar la torre y quedase a vivir allí pa siempre.

Los años pasen. Pe los reinos vecinos cuenten la historia de la vieya torre de madera que se llevanta en mediu d’un xardín maravillosu ellén de flores.

El príncipe y la princesa tuvieron munchos fíos y aprendiéronlos a cantar y a tocar cantidá d’instrumentos.

 

Y los páxarines siguen entrando na torre, porque les ventanes siempre tan abiertes.

Fin.

 

  •  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: