Paris bien vale una “fabada”

París bien vale una misa: Frase atribuida a Enrique IV, cuando le fue exigida su conversión al catolicismo para poder ser rey de Francia. Con el tiempo, la expresión se aplicó para muchas otras cosas con el objeto de alcanzar un logro.

Un emigrante  español- del Norte- que desde adolescente fue pergeñando el oficio de cocinero en los fogones de la Ciudad Luz, un día decidido y valiente, logró convencer  a los responsables de una entidad bancaria para que le concedieran  un crédito con estas palabras: “Paris bien vale una fabada”.

Deseaba  poder  abrir  un local en la Rive Gauche, para lo que  carecía de medios.

Hoy, tras varios años de  sangre, sudor y légrimas, ” La Fabada ” goza-sufre de  dos estrellas otorgadas por la Guía Roja de Michelín.

París bien valía una fabada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: